10 dic. 2012

Lentes para pintar y modelar o ¡si no lo veo no lo creo!

Que conste que yo era muy escéptico y no "veía claro" eso de usar lentes u ópticas para pintar o modelar, pero he comprobado que el nivel de detalle que se puede alcanzar (dependiendo, claro está, de cada uno) es increíble.

Cuando te acostumbras a usarlas es cuando te arrepientes de no haberlas descubierto antes.

Os muestro las que yo empleo, gracias al consejo de uno de esos grandes pintores que hay por esos mundos. En esta, en concreto, se pueden emplear hasta dos lentes para llevar mejor a cabo su función de permitir una visión aumentada de los objetos.

 
Y sí, lleva una bombillita casi a lo "espeleólogo", para apuntar la luz hacia la zona donde aplicas la vista y, en nuestro caso, la herramienta de modelar o el pincel. La verdad es que yo no la he utilizado todavía.
 
No sé si os podéis hacer una idea con la siguiente foto. Pero imaginaros que podéis ver todos y cada uno de los rincones de vuestras figuras para realzar los detalles o llevar a cabo el asalto de filigranas impensables "a simple vista".
 
 
 
Cosas buenas que tiene: se ven todos los detalles excelentemente. Cosas malas que tiene: se ven todos los detalles excelentemente. ;-) !Y cómo puedes dejar de arreglar algo que sabes que está ahí!
 
De todas formas, debemos tomar las oportunas precauciones en el momento de usar ópticas de aumento para pintar (que deberían tener unos mínimos de calidad), ya que como ya sabéis, si acostumbramos a nuestra vista a emplearlas siempre, puede pasarnos factura. No está de más realizar una consulta a un especialista de la visión, por si acaso. Yo las empleo para entrar a trabajar los detalles y "lo que el ojo no ve".
 
¡Un saludo!
 
KPG
 

 

9 dic. 2012

Capitán de los Tercios Alonso de Contreras



¡Ea, señores!! ¡Abajo que es ya noche!
El flamante capitán Alonso de Contreras -aquél soldado aventurero a quien Lope de Vega le anima a escribir sus memorias-  cuenta que justo antes de partir a las Indias para socorrer Puerto Rico, ordenó descanso nocturno a sus hombres a bordo del galeón donde tenía su tropa:

“¡Ea, señores! ¡Abajo, que es ya noche!”
Después de las burlas que recibió -pues muchos de los soldados aún aprovechaban las últimas horas para estar con sus esposas u otras compañías-, no quiso el capitán que aquello volviera a suceder. Al día siguiente repitió la orden.

¡Ea, señores! ¡Abajo que es ya hora!”.  El propio oficial en su “Discurso de mi vida” nos cuenta que entonces alguno de los miembros de la tropa respondió “con la insolencia ordinaria  “¡Acuéstese su ánima!”.  Ante este nuevo plante, el capitán pasa a la acción y devana la cabeza con su espada a uno de sus soldados, que acaba mostrando los sesos desnudos. En adelante, no se desobedeció ninguna otra orden de Alonso de Contreras.
En la figura que os muestro, quise representar a dicho capitán pensativo en la cubierta del barco luego de recibir la negativa de los soldados en la primera ocasión, tejiendo la estrategia para actuar al día siguiente en caso de encontrarse ante una situación semejante y cercenar cualquier nuevo atisbo de desacato, como finalmente ocurrió.

La viñeta

Antes de mostrar las fotos de la escena acabada, os cuento que quise ambientarla como si estuviera recibiendo algo de luz de luna. Intenté poner en todas las mezclas algo de azul de oxford o azul de prusia oscuro, incluso para la piel. En este último caso, también empleé un poco de rojo violeta.

Fue un ejercicio rápido, pero el primer paso para probar cosas de cara a realizar escenas nocturnas posteriores mucho más arriesgadas. Incluso me atreví a llevar a la práctica aquello de realizar una fotografía a la figura tras realizar un rociado con alguna pintura clara desde arriba y otra más oscura desde abajo con aerosoles de imprimación, para ver donde debía colocar las luces y las sombras.



Seguramente habréis reconocido la figura. Es el magnífico "Oficial de los Tercios Españoles" de 54mm de Art Girona modelado por Raúl García Latorre. El fragmento de barco forma parte de la ambientación que acompaña al pirata en pleno abordaje de "No quarter" de Andrea de la misma escala. Creo que le iba como anillo al dedo para la historia que pretendía "contar".

Ahí van unas cuantas fotos finales. A pesar de que en realidad se aprecian más los contrastes, debo seguir mejorando y trabajar más esa cuestión.







La verdad es que me lo pasé en grande buscando documentación y luego con el diseño de la escena y la pintura de todos los elementos. ¡Una experiencia muy recomendable!

¡A seguir practicando voy!

KPG